Un día como hoy, 8 de julio, pero de 1969, en la ciudad de Monterrey, nacía una institución de educación superior disruptiva. Así se fundó la Universidad Regiomontana, que hoy conocemos como U-ERRE, hace 55 años

Esta universidad no podría tener un nombre más apropiado; la Universidad Regiomontana se consolidó como una institución de vanguardia, pero que no rechaza los valores de la Sultana del Norte: el trabajo, la solidaridad y la superación personal.

Estas tradiciones son las que celebramos hoy en nuestro aniversario y que queremos compartir con el resto de nuestra comunidad jaguar. Te invitamos a conocer un poco más sobre la historia de U-ERRE en este artículo, una trazada con esfuerzo, pero sobre todo hecha para cambiar a la sociedad.

La primera semilla: ¿cómo nació U-ERRE?

Dejemos algo en claro, U-ERRE nunca ha sido una institución común y corriente. Fundada en 1969 por Roberto Treviño, líder del Instituto Modelo de Enseñanza, nuestra universidad 

no buscaba replicar modelos educativos anticuados ni impartir clases monótonas. Antes bien, fue inspirada en la verdadera transformación de la formación académica y en mejorar la preparación profesional de todo el estado de Nuevo León a precios accesibles

En pleno centro de la ciudad de Monterrey, la Universidad Regiomontana comenzó registrando a apenas 1,675 alumnos (1,011 de preparatoria y 664 de profesional) y a 114 maestros. En ese momento, la oferta educativa consistía solamente de tres carreras, aún así vitales para las necesidades de la sociedad empresarial: Contador Público, Ingeniero Industrial Administrador e Ingeniería Civil. 

Entonces, ¿cómo pasamos de estos orígenes modestos a lo que es hoy U-ERRE, epicentro de la profesionalización del talento y la innovación? La respuesta no es tan simple, pero comienza con la cultura del trabajo.

Cultivar la tierra: consejeros e identidad institucional

Aniversario U-ERRE evento

Como sabemos, en toda empresa, el papel de los consejeros puede llegar a determinar su nivel de éxito, eficacia y dirección estratégica. Afortunadamente, los consejeros empresariales que se entregaron a darle rumbo a la Universidad Regiomontana (UR en esos tiempos) contaban con la experiencia y la visión necesarias. El grupo reunió a los líderes Edgardo Reyes Salcido, Jorge Fernández Ruiloba y Enrique Canales Santos, Lázaro de la Garza, Eduardo Macías Santos (además, primer rector de UR) y Guillermo García Cano.

Al mismo tiempo, se estaba gestando una iniciativa central en el progreso de la educación en el estado: Fomento Educativo, S.A. Esta empresa inmobiliaria se alió con UR y juntas tuvieron la finalidad de “iniciar, promover, fomentar, patrocinar, administrar y dirigir toda clase de actividades educativas, de investigación científica o filosófica, y de fomento o difusión de la cultura en general”. 

Todo esto fue fundamental en la construcción de la identidad de UR, marcada por el sistema tetramestral, que favorece el progreso continuo, la ubicación urbana, el perfil de los estudiantes, la difusión cultural y deportiva, y la vinculación empresarial y tecnológica.

El primer brote: expansión académica y administrativa

Aniversario U-ERRE evento

A partir de los años setenta, empezaron a verse los frutos de la correcta implementación de nuestro innovador modelo educativo: se abrieron las carreras de Administración de Empresas, Arquitectura, Química, Ingeniero Electricista, Economía, Ciencias Jurídicas, Filosofía, Letras, Educación y Comunicación. 

Nuestra comunidad empieza a crecer

Asimismo, en los ochenta, el alumnado empezó a crecer y alcanzó hasta más de 7,100 estudiantes; frente a esto, la oferta educativa también buscó trascender el grado de licenciatura y se inauguró la División de Estudios de Posgrado en 1975, para los programas de maestría y educación continua. 

La globalización entra en juego

Además, como respuesta a la creciente demanda de egresados con una visión internacional, la Universidad Regiomontana abrió las puertas de su Centro de Idiomas en 1973, en el que los alumnos de preparatoria y profesional podían aprender inglés, francés, italiano y alemán.

Con base en esfuerzos conjuntos y una alianza con el organismo International Students Exchange Program (ISEP), concretada en el 2000, se formalizó nuestro esquema de internacionalización.

Así, los estudiantes de la época accedieron a la oportunidad de estudiar en más de 180 universidades alrededor del mundo. Este programa, así como el de vinculación empresarial y tecnológica que distinguen a U-ERRE, siguen siendo motivo de orgullo y distintivos de nuestra institución.

Los frutos: la evolución y la cultura U-ERRE al día de hoy

Aniversario U-ERRE

Finalmente, no podríamos concluir este recorrido sin destacar un momento cumbre en la transformación de nuestra universidad: la transición de la Universidad Regiomontana a U-ERRE. En 2012 se inició un proceso de cambio que llevaría 10 meses, en los que el objetivo principal sería optimizar el modelo educativo y actualizar la identidad de la universidad.

Fue así como en el inicio de cursos del 2013, la institución comenzó a adoptar los atributos que distinguen ahora a U-ERRE:

  • La creatividad e innovación.

  • El liderazgo en cada etapa.

  • El respeto a la diversidad y la libertad de pensamiento.

  • La puesta en práctica del conocimiento o learn by doing.

  • El esquema horizontal y no autoritario entre maestros y alumnos.

  • El aprendizaje y trabajo colaborativo en laboratorios y espacios de aprendizaje.

  • Y muchas más…

Fue así que la historia de U-ERRE se ha consolidado hasta el momento, luego de 55 años de cambios en los que nuestra principal prioridad siempre ha sido la misma: poner nuestros talentos, la ciencia y la cultura, al servicio de nuestra sociedad.

Por todo ello es que a ti, que estás leyendo nuestro artículo, y a cada persona que ha sido parte de nuestra historia, les agradecemos profundamente su confianza y voluntad para cosechar el cambio. Nada de esto hubiera sido posible sin la participación activa de la comunidad regiomontana, que hoy también celebra con nosotros. 

Festejemos juntos el triunfo de la cultura y el trabajo y vivamos el aniversario jaguar como se debe: ¡potenciando el futuro!